Posts Tagged ‘CINE Y ROCK’

6/05/2016

11 de Mayo – Seminario de Cine y Rock en el CIC – Sid y Nancy” de Alex Cox

ROMEO Y JULIETA VERSIÓN PUNK

Por Gustavo J. Castagna

Un Cristo Punk, con algo más veinte años recién cumplidos, inmolándose en los escenarios yanquies de fines de los 70, tajeándose su cuerpo de piel blanca por dónde surca una sangre bien roja.

Las chicas vírgenes de Texas, en tanto, miran la performance de Sid Vicious como si se tratara de un acting celebratorio que anuncia la muerte inminente.

CINE Y ROCK A4 SID Y NANCY   - CIC BLOG

Nancy Spugren, por su parte, una puta y cocainómana devenida en novia y representante del frágil Sid, es una experta en el arte sado en eso de complacer a gente bien entre ropa de cuero y látigos donde se entremezclan el dolor y la felicidad.

El paisaje se apropia de la pareja, aquel Londres tradicional escupido desde la bronca punk de los Sex Pistols, con el líder Johnny Rotten a la cabeza de un cuarteto en donde los músicos habían aprendido a tocar (algo) de sus instrumentos diez minutos antes. Por allí también anda Malcolm McLaren, el creador de la movida punk desde la vestimenta hasta la actitud (o pose, o fetichismo cotidiano).

SID Y NANCY de Alex Cox, nacido hace 61 años en la cuna Beatle de Liverpool, construye una ficción tomando la segunda parte de la corta pero potente vida de los Sex Pistols como banda, es decir, aquella regida por la autodestrucción cotidiana de Sid Vicious (notable Gary Oldman) y su novia-groupie Nancy Spugren (Chloe Webb, a la misma altura interpretativa que GO) junto al viaje a París de la pareja, sus juegos infantiles por las calles de Londres, la gira que el grupo emprendería en ese paisaje estadoudinense reacio a la propuesta musical/física/mental  expresada, sin vergüenza alguna, desde el escenario hacia el público/adicto.

Por lo tanto, la primera novedad destacable es que SID Y NANCY no refiere a un biopic sobre los Sex Pistols sino el retrato apasionado y al amor mortuorio y de jeringas urgentes de una pareja efímera preparada para la vida y la muerte joven. Por supuesto que los momentos iconográficos de la vida musical de los Pistols son recreados por Cox: la travesía en barco por el Támesis, las puteadas por televisión, el viaje y única y última gira a los Estados Unidos, la construcción del personaje-ideólogo-representante McLaren. También esas calles roñosas de los barrios periféricos de Londres que no podían ocultar la desocupación y las referencias a músicos contemporáneos a los Pistols, o para denigrarlos (Rod Stewart, Bruce Springsteen) o con la intención de ubicar el contexto (Johnny Thunders, Iggy Pop). Además, la composición de otro personaje como Johnny Rotten, acaso el cerebro de la banda, y por eso mismo, el mejor sobreviviente hasta estos días.

(más…)

28/04/2016

4 DE MAYO – SEMINARIO DE CINE Y ROCK EN EL CIC – “GIMME SHELTER” DE ALBERT Y DAVID MAYSLES Y CHARLOTTE ZWERIN

MÚSICA Y VIOLENCIA

Por Gustavo J. Castagna

GIMME SHELTER puede considerarse como el primero de los eslabones que señalarían el fin de la utopía hippie rockera iniciada años atrás. El punto de vista de este excelente documental varía en forma continua, oscilando entre los músicos en el escenario, el personal de seguridad contratado para el evento y los numerosos espectadores, en primera instancia felices y luego asustados frente a semejante desmadre que se produciría bien entrada la noche.

CINE Y ROCK A4 GIMME SHELTER  - CIC BLOG

Para que se manifieste semejante decisión estética, el documental de los hermanos Maysles y de Charlotte Zwerin parte de un registro azaroso: las cámaras construyen su discurso de acuerdo a los acontecimientos que imprevistamente suceden en el escenario y fuera de él.

En efecto, la fiesta estaba preparada de antemano y debía ser tal, más aun cuando los Rolling Stones cerrarían su gira por Estados Unidos, meses después de la muerte de Brian Jones, una de las piezas fundamentales de la banda desde sus inicios.

Mick Taylor reemplaza al ángel caído en la pileta de natación de un hotel cinco estrellas y el grupo, los eternos hijos del demonio, vuelven a conformarse: Jagger, Richards, el pétreo Bill Wyman en el bajo y el aún pelilargo Charlie Watts en la batería bautizan en vivo al rubio Taylor con la interminable gira de segunda mitad del año 69.

Pocos meses antes había terminado la fiesta de tres días en Woodstock y el mundo del cine ya intuía que el rock, los músicos y los excesos tendrían su merecido lugar en la historia.

La celebración en el autódromo de Altamont, al norte de California y al este de Okland, aquel 5 de diciembre, terminaría mal, muy mal. Los ya conocidos cineastas de documentales Albert y David Maysles, junto a la productora Charlotte Zwerin, fueron con un montón de cámaras para registrar el acontecimiento. Al fin y al cabo, era la vuelta de los Stones, luego de la muerte de Brian Jones y de dos años sin salir de gira. A la eterna banda la acompañarían otras para el registro en vivo: la ultra hippie y brillante Jefferson Airplane con la estupenda voz de Grace Slick; la psicodélica propuesta de Grateful Dead con su líder Jerry García; la novedad de ver en vivo a Flying Burrito Brothers con el autodestructivo Graham Parsons; las voces folk de Crosby, Stills y Nash y esa pareja tensa en la privacidad pero excelente en el escenario que conformaban Ika y Tina Turner.

Pero Mike Jagger, o los Stones, o quién sabe, metieron la pata al contratar a los furibundos Hell Angels con sus motos, camperas de cuero y cervezas en mano como personal de seguridad.

Hay películas dentro de la relación entre el cine y el rock que tienen categoría de únicas, imprescindibles, más que necesarias de ver. GIMME SHELTER es una de ellas ya que se trata de una decisión azarosa de sus tres directores, quienes se dispusieron a filmar el recital y finalizaron registrando la muerte de un espectador – Meredith Hunter- apuñalado por un feroz integrante de los Hell Angels.

(más…)

19/04/2016

27 de Abril – Seminario de Cine y Rock en el CIC – “24 Hour Party People” de Michael Winterbottom

LA GRAN MOVIDA

Por Gustavo J. Castagna

Hay películas dentro de la fusión cine y rock que celebran a los músicos. Otras al público como sostén de la música procedente desde el escenario. Y otras más donde el rock acompaña la existencia de sus personajes principales o secundarios.

CINE Y ROCK A4 24 HOUR PARTY    - CIC BLOG

En el seminario que comenzó con EL ANSIA, cada uno de estos ítems se vio reflejado: Bowie como ícono vampiro en el título de Scott; el joven protagonista de EDÉN con (viviendo) con su música que (no) lo haría famoso; Maggie Cheung, en tanto, en el melodrama que narra Olivier Assayas en CLEAN, variando su forma de acercarse a la música de acuerdo a sus inestabilidades personales.

Sin embargo, pocas son las películas en las que se celebra la figura de un productor discográfico. 24 HOUR PARTY PEOPLE, en en ese sentido, es un título único en su especie y un film extraordinario por múltiples razones.

Tony Wilson fue un genio, un personaje diferente entre sus colegas productores y empresarios, un visionario de aquellos años 70 y 80 sobre el mundo por venir, un sujeto que perdió mucho más de lo que ganó, una persona inteligente y culta que, por si fuera suficiente, amaba el rock. Wilson murió en el 2007 pero por suerte llegó a ver la excelente película de Michael Winterbottom que refleja la movida de Manchester desde los Sex Pistols hasta el surgimiento de los D-J en tierras británicas, abarcando casi veinte años de música, bandas, sonidos, alegrías, muertes, excesos y una apabullante adrenalina que marcó una época.

24 HOUR PARTY PEOPLE desde su mismo comienzo marca las pautas en relación al punto de vista: el film girará alrededor de Wilson y sus muchas pérdidas y pocas ganancias en dinero, sus descubrimientos, su relación de pareja, la ruptura, la nueva novia, sus amigos productores, su lugar de anclaje creativo y de supervivencia (la pequeña empresa Factory Records) y su pista de aterrizaje de características lúdicas (el mítico espacio The Factory, espacio festivo y creativo en donde se presentaban sus creaciones musicales).

(más…)

14/04/2016

20 de Abril – Seminario de Cine y Rock en el CIC – “The Rocky Horror Picture Show” de Jim Sharman

TRANS-CINE

Por Gustavo J. Castagna

“I ´m Just a Sweet Transvestite / From Transsexual / Transylvania”

Así se presenta el Dr. Frank –N- Furter ante los imprevistos invitados, la parejita recién llegada al castillo, donde anda experimentando para crear a Rocky, el Frankenstein trans que lo amará de por vida. Ese es solo el estribillo de una de las tantas canciones que transformaron a THE ROCKY HORROR PICTURE SHOW, como bien dicen varias notas de aquella época, en la madre de las películas de culto a través de las reverencias incondicionales, el espectador fanático y participativo, el delirio interactivo que ya superó las cuatro décadas.

CINE Y ROCK A4 THE ROCKY HORROR   - CIC BLOG

Primero obra de teatro y luego cult movie, la creación de Richard O’ Brien (Riff Raff en la película) tiene a Tim Curry como el científico, en una performance que hizo y que aun hace historia. El culto al film no terminó en los 80 y el flagelo del SIDA no impidió que los fans se desperdigaran por el mundo, desparramando su amor eterno a una película que convoca y parodia a títulos de terror de los 30 de la productoras Universal y RKO y a clásicos de la ciencia ficción de los 40 y 50. Más aun, la primera canción, expresada a través de los labios de carnosos Magenta (uno de las secretarias del Dr. Furter) en primerísimo primer plano invocan a Fay Wray (la heroína de aquel KING KONG de los inicios del sonoro) y a otros actores y películas que habían recorrido la ciencia y ficción y el terror de dos décadas.

El culto cinéfilo, claro está, en el caso de THE ROCKY HORROR PICTURE SHOW, se convierte en el culto trans y en el grito a full que pide la liberación de los cuerpos a través de un hedonismo sin vueltas. Contextualmente estamos en los años del glam rock, la ambigüedad sexual, el rimmel, las lentejuelas y la purpurina. Son los años de “Space Oddity”, “Ziggy Stardust” y David Bowie, los tiempos en que los New York Dolls proponen su himno “Personalitty Crisis”. Son esos momentos de la historia de la música y de la aparición de las estrellas rock andróginas que bien reflejaría la excelente VELVET GOLDMINE (1999) de Todd Haynes. En esa Inglaterra pos Beatle y aun con los Sex Pistols haciendo buches y preparando sus primeros escupitajos, comienzan las iniciales representaciones de THE ROCKY HORROR en teatro. Las noticias ya dicen que el espectador participa activamente de la obra, pero será el cine y el film de Jim Jarman (una criatura teatral) las que acrecienten el mito. El público canta y sabe de memoria las canciones, en esos años setenta y hasta hoy, baila en los cines y transforma en ídolos por siempre a Tim Curry y al resto de los intérpretes, inclusive a la joven Susan Sarandon, la novia asustada y luego satisfecha frente a tanto descontrol.

(más…)

7/04/2016

13 de Abril – Seminario de Cine y Rock en el CIC – “Clean” de Olivier Assayas

MARTIRIO Y REDENCIÓN

Por Gustavo J. Castagna

Primera aclaración: CLEAN de Olivier Assayas representa una zona de riesgo dentro del seminario sobre las relaciones del cine con el rock. Zona intangible, acaso, porque salvo un par de tema musicales acordes (por ejemplo, uno de Mitric al principio del film), la historia dispara hacia otros ámbitos genéricos que, por momentos, poco tendrían que ver con los principios del seminario. Pero música hay y de sobra, en especial, las canciones que entona la protagonista Emily (Maggie Cheung) con su dulce y melancólica voz que se opone al estado de las cosas terminal que desarrolla la trama. En efecto, CLEAN es un melodrama donde la música adquiere protagonismo desde las idas y vueltas del personaje central, conviviendo con el dolor de una pérdida afectiva e intentando recuperar a su pequeño hijo protegido por sus suegros (allí aparece Nick Nolte en otra interpretación recordable).

CINE Y ROCK A4 CLEAN  - CIC BLOG

Olivier Assayas confía en el melo como sustento dramático de la historia y hacia allí va, sin mirar para los costados, sin temerle a que se lo acuse de construir algunas escenas banales con su protagonista pretendiendo solucionar sus problemas dentro de un mundo que la rechaza por su adicción a las drogas duras.

En ese sentido, el consumo de drogas en determinadas películas sobre el rock actúa como sostén paradigmático dentro de las tramas. Desde la esencial BUSCO MI DESTINO (Easy Rider) de Dennis Hopper en donde la poética beatnik heredada de “On the Road” de Jack Kerouac se fusionaba con la música de la época y los interminables “trips” de los personajes, constituyendo un tono elegíaco sin contemplaciones sobre el tema, hasta el dolor físico y los cadáveres de Sid Vicious y Nancy Spugren en SID Y NANCY de Alex Cox (que será exhibida en el seminario el miércoles 11 de mayo), maltratados por el consumo de heroína, en una película de atmósfera fúnebre y mortuoria, el rock en imágenes siempre recibió con las puertas abiertas al tema de las drogas. Claro está, que las diferencias surgen desde la óptica elegida por cada realizador: existen títulos en donde triunfa la celebración a través del consumo, y otros, en los que las drogas actúan como materia secundaria dentro de las historias.

Por eso, CLEAN es una película curiosa. (más…)

30/03/2016

6 de Abril – Seminario de Cine y Rock en el CIC – “Edén” de Mia Hansen-Love

EL FIN DE LA ADOLESCENCIA

por Gustavo J. Castagna

Uno de los mejores films de la primera década del siglo es 24 Hour Party People (que será exhibida en el seminario el miércoles 27 de abril) del inglés Michael Winterbotton y su excelente reconstrucción de la movida musical en Manchester, en una historia que empezaba con los Sex Pistols y terminaba con el estallido de las rave y que tenía al empresario Tony Wilson como voz y cuerpo narrador.

 CINE Y ROCK A4  EDEN  - CIC BLOG

EDEN, en cambio, no está contada desde el punto de vista de un personaje reconocido sino a partir de Paul (el hierático y funcional Félix De Givry) como uno de los tantos cultores de la música garaje por la calles de París y Nueva York, con aquel marco inicial de época (año 1992) que la película traerá hasta casi estos días.

Como en 24 Hour el contexto se combina con las vidas de los personajes y la creación musical con las idas y vueltas de Paul y su madre, sus parejas, sus amigos, sus amistades ocasionales y, más que nada, sus ganas de triunfar en aquellos tiempos de Daft Punk antes, durante y después de que los franceses se convirtieran en estrellas.

Como también sucedía en el film de Winterbotton, el entorno y la descripción de época presentará consumo de cocaína, una muerte joven, hijos, peleas, la posibilidad de encaminarse hacia otros rumbos y, más que nada, los vanos intentos por detener el paso del tiempo y las obligaciones que impone la sociedad luego de una prolongada etapa adolescente.

“Tengo 34 años” dice Paul mientras es ayudado por un grupo de amigos luego de una noche de alcohol, sustancias duras e intento de suicidio. La noche y la fiesta parecen interminables para Paul y quienes están cerca suyo pero, como sucede en la mayoría de las películas que marcan el antes y un después de una generación junto a un determinado tipo de música, la sociedad impondrá su mirada hacia un futuro de bienestar muy lejos de aquellos años de riesgo permanente y de bienvenida (in)comodidad pos adolescente.

(más…)

21/03/2016

A partir del 30 de Marzo – Nuevo seminario de Cine y Rock en el CIC a cargo de Gustavo Castagna

8 encuentros – Todos los miércoles a  las 14: 15 hsEntrada Libre y Gratuita con inscripción previa a través de reservas@cic.edu.ar

TENSIONES Y COMPROMISOS

Por Gustavo J. Castagna

Cine y rock. Rock y cine. Uno ya tiene más de 120 años desde aquellas primeras exhibiciones de los hermanos Lumiére. El otro, más de sesenta desde el día en el que Bill Haley y sus cometas grabaron el primero de los simples para que los jóvenes movieran las caderas provocando desmayos en sus padres. Pero, en todo caso, hubo antecedentes en los dos: desde las experimentaciones previas a la cámara de los hermanos que no confiaban en el futuro de ese nuevo intento hasta los cruces y mixturas entre el jazz, el blues y el rhythm & blues que conformaron una música desconocida hasta el momento, la sociedad Cine y Rock tiene sus ejemplos recordables, pero también, sus películas de inmediato olvido.

El seminario que empieza el miércoles 30 de marzo no tiene la intención de convertirse en un catálogo académico ni tampoco en una selección de títulos canónicos sobre el tema. En todo caso, los ocho films de diferente época, elegidos desde una paradójica arbitrariedad democrática, toman al rock como eje central, pero no únicamente desde la presencia de la música sino a partir de unos argumentos en donde el cine está representado como lenguaje. ¿Son películas rockeras, entonces? Sí y no. La música estará presente pero detrás de cada una de las películas subyacen historias, estilos, identidades de época, marcas a seguir, movimientos representativos, contextos determinados, criterios de puesta en escena.

SEMINARIO CINE Y ROCK EN EL CIC

Algunas apostillas descriptivas de los ocho títulos:

(más…)

21/03/2016

30 DE MARZO – SEMINARIO DE CINE EN EL CIC – CINE Y ROCK – “EL ANSIA” DE TONY SCOTT

NOSOTROS NO QUEREMOS ENVEJECER

Por Gustavo J. Castagna 

En los inicios de los 80 el apellido Scott solo refería a las reverencias que la crítica y los fans le hacían al cineasta Ridley Scott, quien ya había construido una trilogía inicial (Los duelistas, Alien, Blade Runner) para resguardo de la buena memoria del cine. Por ese entonces, la actriz y estrella Catherine Deneuve –como ocurre hasta estos días- trabajaba incansablemente en películas de autor y en otras de inmediato impacto económico; en tanto, Susan Sarandon, con un puñado de papeles, aun oficiaba de intérprete secundaria. David Bowie, por su parte, editaba el LP “Let’s Dance” con los exitosos cortes “Modern Love”, “China Girl” y el tema que diera título al disco, comenzando su peregrinaje por la década donde transmutaría de estrella espacial a estrella del rock. A este grupo de nombres trascendentes se le sumaría uno todavía desconocido: Tony Scott, hermano de Ridley, director publicitario hasta el momento, que debutaría como realizador con EL ANSIA, protagonizada por esa dupla estelar. Pero el paisaje de entonces ya había tenido su embrión original a través de un dato no menor: desde el 1 de agosto de 1981, con la exhibición del clip “Video Killed the Radio Star” de la banda The Buggles, MTV había comenzado su historia.

CINE Y ROCK A4  EL ANSIA  - copia

Este extenso prólogo, necesario para entender un contexto determinado, es el que incidiría en la opera prima de Tony Scott, que decide narrar una historia de vampiros con estética gótica, tomando como centro a la pareja central, John y Miriam Blaylock (Bowie, Deneuve) y sus ansias por alcanzar la eternidad.

(más…)

11/04/2013

Seminario de Cine y Rock en el CIC a cargo de Gustavo J. Castagna – Velvet Goldime (1998) de Todd Haynes

¿DÓNDE DEJASTE LA PURPURINA?

Por Gustavo J. Castagna

Brian Slade, Curt Wild, Jack Fairy. Tres nombres de ficción. O no. Tres nombres que referirían a la iconografía más representativa del Glam-Rock: David Bowie, Iggy Pop, Marc Bolan. Son ellos tres porque las historias aluden a aquellos años locos, muy locos, entre purpurina, rimel, lentejuelas, trajes espaciales, plumas. Y también, más que nada, mucho hedonismo, ambigüedad sexual, homoerotismo a flor de piel. Pero, a no olvidarse, que fue una época donde el rock entró en la zona del divismo, el lanzamiento de la estrella, el Adonis que requería ser observado. También, deseado.

VELVET GOLDMINE en el CIC - Cine y Rock

Habían pasado los años de la alegría y el estallido hippie, que ya presentaba  sus primeros cadáveres exquisitos: Jimi Hendrix, Janis Joplin, Brian Jones. Más temprano que tarde, Keith Moon, el genial baterista de los Who. Los Beatles habían pactado la separación definitiva a comienzos de los 70 y el agujero musical que marcaba la ausencia iniciaría una nueva era, plena de glamour, invadida por el cuerpo deseado, por el póster en las paredes de las habitaciones de los adolescentes británicos, quienes decidirían irse de la casa de sus padres, pero no con el fin de bautizarse con el primer porro de marihuana, sino para vestirse de una manera diferente, provocadora, donde se conciliaba y fusionaba lo femenino con lo masculino. Esos años de descubrimiento personal a través del vestuario y de la música son los que recorre Todd Haynes en la maravillosa historia de VELVET GOLDMINE. Una historia de múltiples miradas, puntos de vista, laberintos a transitar y re-conocer, estéticas superpuestas que actúan como ejes narrativos que no buscan un único propósito. Efectivamente, VELVET GOLDMINE es una película democráticamente disfrutable, desde su estupenda banda de sonido con temas originales o reciclados por otros, desde la reconstrucción de época, desde las idas y vueltas de los personajes principales y secundarios. Es democrática y compleja en dosis similares: su estructura de relato recuerda a El ciudadano de Orson Welles y la conformación de la historia general necesita de segmentos que aluden a la triunfante estética videoclipera, en tanto, a medida que se explayan sus numerosos textos y subtextos, la película entrega una dosis importante de emoción, que culmina con una frase expresada por el personaje de Curt Wild. “Quisimos cambiar al mundo y los que cambiamos fuimos nosotros”, transmite el músico y cantante al periodista ex fanático glamoroso que durante todo el film intenta buscar el significado de algo que no se denomina Rosebud pero podría serlo.

(más…)

23/03/2013

27 de Marzo – SEMINARIO “CINE Y ROCK” EN EL CIC A CARGO DE GUSTAVO J. CASTAGNA – “Gimme Shelter” de Albert y David Maysles y Charlotte Zwerin

FIN DE FIESTA

Por Gustavo J. Castagna

La fiesta estaba preparada de antemano y debía ser tal, más aun cuando los Stones cerrarían su gira por Estados Unidos, meses después de la muerte de Brian Jones, una de las piezas fundamentales de la banda desde sus inicios. Mick Taylor reemplaza al ángel caído en la pileta de natación de un hotel cinco estrellas y el grupo, los eternos Rolling Stones, vuelven a conformarse: Jagger, Richards, el pétreo Bill Wyman en el bajo y el aún pelilargo Charlie Watts en la batería bautizan en vivo al rubio Taylor con la interminable gira de segunda mitad del año 69.

Pocos meses antes había terminado la fiesta de tres días en Woodstock y el mundo ya sabía que el rock, los músicos y los excesos tenían su merecido lugar en la historia.

Cine y rock - GIMME SHELTER en el CIC

La celebración en el autódromo de Altamont, al norte de California y al este de Okland, aquel 5 de diciembre, terminaría mal, muy mal. Los ya conocidos cineastas de documentales Albert y David Maysles, junto a la productora Charlotte Zwerin, fueron con un montón de cámaras para registrar el acontecimiento. Al fin y al cabo, era la vuelta de los Stones, luego de la muerte de Brian Jones y de dos años sin salir de gira. A la eterna banda la acompañarían otras para el registro en vivo: la ultra hippie y brillante Jefferson Airplane con la estupenda voz de Grace Slick; la psicodélica propuesta de Grateful Dead con su líder Jerry García; la novedad de ver en vivo a Flying Burrito Brothers con el autodestructivo Graham Parsons; las voces folk de Crosby, Stills y Nash y esa pareja tensa en la privacidad pero excelente en el escenario que conformaban Ika y Tina Turner.

Pero Mike Jagger, o los Stones, o quién sabe, metieron la pata al contratar a los furibundos Hell Angels con sus motos, camperas de cuero y cervezas en mano como personal de seguridad.

(más…)

20/03/2013

Nuevo Seminario de Gustavo J. Castagna en el CIC sobre el CINE y el ROCK

CINE Y ROCK, UNA RELACIÓN PARTICULAR

Por Gustavo J. Castagna

Cinco películas conforman el seminario Cine y Rock, o Rock y Cine. Cinco títulos que abarcan diferentes visiones, criterios de puesta en escena, temas y anclajes narrativos sobre las tensas relaciones entre el Cine y el Rock. Desde la descripción de casi dos décadas de música en la ciudad de Manchester como se manifiesta en las imágenes de 24 HOUR PARTY PEOPLE hasta la gran fiesta que tuvo que haber sido y no fue en GIMME SHELTER con los Stones viviendo su etapa post mortem Brian Jones. Desde el blanco y negro de los primeros años de The Beatles en ANOCHECER DE UN DÍA AGITADO donde los cuatro de Liverpool se sumergen en el terreno del humor absurdo, hasta la visión camaleónica que sobre el poeta Bob Dylan decide Todd Haynes en la compleja trama de I´M NOT THERE. Y, como cierre virtual, el éxtasis definitivo de los años del Glam Rock en VELVET GOLDMINE, una rompecabezas de música, hedonismo, brillantina y rimmel con una estructura narrativa y dramática que tiene parentesco con Citizen Kane de Orson Welles.

SEMINARIO-CINE-Y-ROCK-GUSTAVO CASTAGNA- CIC

Cinco grandes películas que intentan explicar las relaciones entre el cine y el rock, siempre ciclotímicas y placenteras, tumultuosas y felices en dosis similares.

(más…)

17/03/2013

20 de Marzo – SEMINARIO “CINE Y ROCK” EN EL CIC A CARGO DE GUSTAVO J. CASTAGNA – “ 24 HOUR PARTY PEOPLE ” DE Michael Winterbottom

LA HORA DEL PRODUCTOR

Por Gustavo J. Castagna

Tony Wilson fue un genio, un personaje diferente entre sus colegas productores y empresarios, un visionario de aquellos años 70 y 80 sobre el mundo por venir, un sujeto que perdió mucho más de lo que ganó, una persona inteligente y culta que, por si fuera suficiente, amaba el rock. Wilson murió en el 2007 pero por suerte llegó a ver la excelente película de Michael Winterbottom que refleja la movida de Manchester desde los Sex Pistols hasta el surgimiento de los D-J en tierras británicas, abarcando casi veinte años de música, bandas, sonidos, alegrías, muertes, excesos y una apabullante adrenalina que marcó una época. 24 HOUR PARTY PEOPLE desde su mismo comienzo marca las pautas en relación al punto de vista: el film girará alrededor de Wilson y sus muchas pérdidas y pocas ganancias en dinero, sus descubrimientos, su relación de pareja, la ruptura, la nueva novia, sus amigos productores, su lugar de anclaje creativo y de supervivencia (la pequeña empresa Factory Records) y su pista de aterrizaje de características lúdicas (el mítico espacio The Factory, lugar donde se presentaban sus creaciones musicales). Por allí pasaron Joy Division y su autodestructivo líder Ian Curtis, más tarde New Order, Happy Mondays, Durutti Column y tantos más.

24 hour party people en el CIC - Cine y Rock - Seminario de Gustavo Castagna

Pero la película de Winterbottom, como se dijo, no es una película convencional sobre el rock y una época determinada. Además de su celebratoria inminencia, que corrobora aquello de los buenos tiempos que no volverán, la estructura narrativa de 24 HOUR PARTY PEOPLE presenta un sujeto narrador desde la voz en off (Wilson) pero que en más de una oportunidad se dirige a cámara con sutil ironía, una cámara que a través de su tenso movimiento recrea el frenesí de esos años y un complejo subtexto que mete el bisturí crítico en las grandes corporaciones que terminarían por sustituir a los emprendimientos solitarios como el del carismático productor británico.

(más…)