• CIC

"Vox Populi, no tan santos" de Damían Rucci.

Con curaduría de Eugenia Garay Basualdo,


VOX PÓPULI, NO TAN SANTOS

Las religiones son producto de la necesidad humana de justificar y creer. Es en el cruce de estas acciones que se produce la conjunción de poderes sobrenaturales, destino trágico, mito, rito y otras yerbas, transpolados a seres reales e inventados, en los que se deposita la creencia y a los que se clama por infinidad de asuntos. Egipcios, griegos, incas y aztecas –entre otras tantas civilizaciones- adoraron deidades, que de acuerdo a su idiosincrasia, se vinculaban a fuerzas de la naturaleza, siendo protectoras y benefactoras, o destructoras, teñidas en la mayoría de los casos por la moral humana y sus efectos. Posteriormente, se propagó el cristianismo con un solo dios pero escoltado de infinidad de entidades, que se siguen sumando hasta la actualidad, oficial o extraoficialmente, según la devoción popular.   

La selección de obras expuestas, pertenece a la serie Vox Pópuli iniciada por Damián Rucci en 2014, en la que ciertos ídolos argentinos se mezclan -a modo de cambalache kitsch, pop y camp- con santos cristianos, todos sujetos a intensas dosis de erotismo. Inmerso en estas temáticas desde 2012, Rucci también desarrolló la serie Místika, dedicada a dioses y diosas paganos. En ambas, se mantiene dentro del Neo Pop con interferencias de la estética del comic.



Más allá de su estilo, el abordaje de Damián es absolutamente cauto y respetuoso, ya que proviene de influencias abrazadas en su niñez, tanto de las imágenes católicas que adornaban su casa, de paseos por Liniers reparando en santerías, de cuentos, leyendas y vaya a saber uno que tantas otras cosas que conformaron su particular universo fantástico, en el sentido más estricto.

Si bien la sala no es un templo, se advierte una atmósfera cargada de misticismo, producto de los conocimientos sobre escenografía del artista, con los que procura que dos instalaciones y una puesta lumínica acompañen a su galería de pinturas sacras, pero no sacrílegas: San La Muerte, El Gauchito Gil, La Difunta Correa o Deolinda, San Jorge, San Expedito y San Cosme y San Damián. Pero por más que las representaciones llaman a la provocación y al probable sonrojo del feligrés más devoto, se enmarcan dentro de las poéticas del arte contemporáneo más genuinas. Nota aparte merece Yemanjá, una diosa africana retomada en Brasil y madre de todos los orixás, que se encuentra complementada por su altar sagrado, en el que también aparecen estatuillas de yeso y  muñecos intervenidos, que representan santos. Ni beata ni mártir, Gilda irrumpe en el conjunto, habiéndose ganado tristemente un espacio en el imaginario popular. Rucci partió de la tapa del último disco de la cantante y la recreó en su pose más vital y con ornatos florales.

Damián Rucci hereda y sostiene una tradición en el arte argentino: la de evocar figuras míticas que perviven en el imaginario popular, sea santos y no tanto. Antonio Berni con La Difunta Correa (1976) y más cercanos en el tiempo, Marcos López con Gaucho Gil (2008) y Pablo Burgos con Altar de San La Muerte (2014), entre otros, produjeron en el mismo sentido. Igualmente, la audacia de Rucci lo alinea con artistas que han incluido de manera osada imágenes e iconografía religiosos en sus obras como Claudio Roncoli y los collages de la serie Religión (2010) y, Mauro Guzmán con el fotomontaje Superman besando a Cristo (2008). 

Advertimos: Vox Pópuli, no tan santos, propone una re significación total de mitos en clave Neo Pop. Fanáticos religiosos, abstenerse.

Eugenia Garay Basualdo

Curadora


Damián Rucci

Es profesor nacional de pintura egresado de la escuela de Bellas Artes Prilidiano Pueyrredón – IUNA. En 2005 egresó de la carrera de realización escenográfica del  Instituto Superior de Arte del Teatro Colón. Desde 2010 se desempeña como docente de historia del arte y taller de dibujo en la escuela de Bellas Artes Lola Mora (CABA). En 2006 obtuvo una mención especial del jurado en el Salón de Otoño organizado por Estímulo de Bellas Artes. Participó en diversas exposiciones colectivas en el Centro Cultural Recoleta, el Muntref, el Patio del Liceo, entre otros espacios. En 2015 realizó una muestra individual en el Cine El Plata y su obra fue seleccionada en el XLIV Salón Nacional de Arte Sacro organizado por el museo de Bellas Artes de Tandil.

Cierre: Viernes 16 de Octubre Horario de visita: Lunes a Viernes de 16 a 21 hs.

Entrada libre y gratuita. 

Sala de Exposiciones del CIC 

 

 

© CIC - Centro de Investigación Cinematográfica 

Benjamín Matienzo 2571 - C1426 DAU - Buenos Aires - Argentina  

(05411) 4553-5120  / 4553-2775 / 4551-5922

 informes@cic.edu.ar